¿Qué octava isla no tiene carreteras y es paradisíaca?

Son apenas 29 kilómetros cuadrados de playas vírgenes, aguas turquesa y puro paisaje volcánico. Sin casi coches, sin carreteras, sin humos, sin contaminación. Así es La Graciosa, la octava isla.

La Graciosa forma parte del archipiélago de Chinijo, un conjunto de 1 isla, La Graciosa y 4 islotes, Alegranza (hay 1 sola casa en toda el islote donde pasa el verano 1 familia canaria, ya que está prohibido pisar la isla, excepto para esta familia), Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste.

El nombre del archipiélago procede del vocablo local conejero, donde chinijo quiere decir «de pequeño tamaño». La Graciosa es la más grande y la única habitada (720 habitantes).

La población de La Graciosa solía vivir de la pesca, pero hoy en día, el 20% se dedica a la pesca, otro 20% al turismo, otro 20% a la restauración y el otro 20% se encuentra jubilado (dedicando su tiempo a la agricultura propia)

La Graciosa sólo tiene un pequeño pueblo habitado Caleta del Sebo, donde toda la población de la isla vive actualmente, aunque también podemos encontrar viviendas en la zona de Pedro Barba. En Caleta del Sebo es donde también podemos encontrar todos los servicios de la isla.

¿Desde cuándo es la octava isla?

 

El 26 de junio de 2018 se reconoció a La Graciosa como la octava isla habitada de Canarias,​ dejando de ser considerada como un islote; no obstante, continuará perteneciendo al municipio lanzaroteño de Teguise y no contará con cabildo insular propio, aunque ya tiene  presupuesto propio para gestionar directamente los servicios públicos necesarios para los vecinos.

¿Y por qué depende de Lanzarote?

Porque es la isla más cercana. Están separadas por una estrecha franja oceánica de un kilómetro y es desde Lanzarote desde donde se puede acceder en barco (desde el puerto de Órzola) y de Lanzarote recibe la electricidad a través de un cable submarino.

  

Uno de sus volcanes más famosos es la Montaña Amarilla y se llama así porque el volcán se encuentra partido por la mitad, permitiendo apreciar el azufre solidificado. El volcán está al borde del mar y forma una preciosa cala de agua turquesa totalmente transparente y arena blanca, la playa La Cocina

 

¡Un pequeño paraíso caribeño en España!!