¿Por qué se celebra el Día de la Madre en mayo?

 

En España sabemos que el primer domingo de mayo se celebra el día de la madre, sin embargo, el día de la madre no se celebra en la misma fecha en todos los países (la mayoría lo celebran el segundo domingo de mayo) y, desde luego, no siempre ha tenido el mismo sentido a lo largo de la historia. 

Los primeros orígenes de esta celebración se remontan al Antiguo Egipto, donde la diosa Isis, conocida como 'Gran diosa madre', era objeto de culto y homenaje con tintes simbólicos y mitológicos por parte de su civilización.

Algo parecido sucedió en la Antigua Grecia con la diosa Rea, madre de los dioses del Olimpo y durante el Imperio Romano, que el 15 de marzo rendía culto durante 3 días a la diosa Cibeles, diosa Madre, con ofrendas florales que se depositaban en su templo.

Los católicos transformaron estas celebraciones para honrar a la Virgen María, la madre de Jesús. En el santoral católico, el 8 de diciembre es el día que se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción, fecha que los católicos adoptaron para la celebración del Día de la Madre.

En Inglaterra hacia el siglo XVII, tenía lugar un acontecimiento similar, también relacionado con la Virgen, que se denominaba Domingo de las Madres: los niños iban a misa y regresaban a sus hogares con regalos para sus madres. Además, como muchas personas trabajaban para gente acaudalada y no tenían la oportunidad de estar en sus hogares, ese domingo se les daba el día libre para visitar a sus familias.

Pero la oficialización de esa costumbre se inició en el siglo XX, en Estados Unidos, por insistencia de una mujer que nunca fue madre, pero decidió homenajear a la suya con un día dedicado a su memoria.

En 1865 la poeta y activista Julia Ward Howe organizó en Boston manifestaciones pacíficas y celebraciones religiosas donde participaron madres de familia que fueron víctimas de la Guerra de Secesión. Por esa misma época, Ann Jarvis, activista de Virginia, viendo el éxito de las convocatorias de Howe, organizó durante años reuniones en donde las madres se reunían para intercambiar opiniones sobre distintos temas de actualidad.

El 12 de mayo de 1905 Ann Jarvis falleció, y su hija Anna Jarvis quiso conmemorar su fallecimiento organizando un Día de la Madre cada segundo domingo de mayo. Su éxito llevó a Anna Reeves Jarvis a intentar dotar de oficialidad a esta fecha a través de una campaña a nivel nacional escribiendo a personalidades intelectuales influyentes de la época para que apoyaran su petición y enviando cartas todos los años a congresistas, gobernadores, celebridades y personas importantes.

Su iniciativa no fue en vano y en 1910 ya se celebra en casi todo Estados Unidos y, en 1914 el presidente Wilson convirtió el Día de la Madre en una celebración oficial. 

La motivación de Jarvis provino de una oración que un día su madre le mostró:

"Espero y rezo para que alguien, un día, reconozca un día en memoria de las madres, para celebrar el servicio incomparable que prestan a la humanidad en todas las áreas de la vida", decía. 

La fecha conmemorativa se convirtió en un excelente pretexto para los comerciantes, que aprovecharon la oportunidad para estimular la compra de regalos (en EE.UU. solamente el comercio del Día de la Madre representa más de US$23.000 millones), lo que molestó a Anna Reeves Jarvis y luchó por eliminar el día.

¿Y en España?

En los primeros años sesenta, por iniciativa de Galerías Preciados, que copió la costumbre implantada en Cuba, promovió el Día de la Madre el primer domingo de mayo mientras que El Corte Inglés celebraba la fiesta en diciembre.

Las dos fechas, mayo y diciembre, convivieron hasta 1965, cuando las autoridades eclesiásticas optaron por celebrar la fiesta en mayo, dentro del mes consagrado a la Virgen, para recuperar el auténtico carácter de la fiesta de la Inmaculada, aunque no está declarada a nivel oficial.